¿Cómo transformar un jardín «clásico» con la permacultura?

Nos mudamos a esta parcela, de unos 5200 m2, hace ocho años, y cuando llegamos queríamos, obviamente, un jardín de permacultura con muchas ideas en mente.


Buscamos un lugar con agua, con algunos árboles existentes, etc. Cuando llegamos aquí, lo que nos gustó fue que había muchos edificios.


Ya había un pozo con unos cuantos árboles frutales, pero cuando miramos las fotos de cuando llegamos, nos damos cuenta de que era un lugar que estaba muy poco sembrado, por lo que no crecía la maleza por ningún lado.


El jardín de Magalie cuando llegó.


Pudimos comprobar que se habían aplicado bastantes herbicidas en algunas zonas con el césped amarillento, muy poca biodiversidad, muy pocos insectos, pudimos ver el césped cortado hasta donde alcanzaba la vista con algunos árboles que sobresalían aquí y allá, y obviamente cuando llegamos enseguida quisimos hacer huerto.


El problema de las plagas al principio


Muy pronto tuvimos grandes problemas con las plagas porque había invasiones de babosas y caracoles, así que los dos primeros años fueron muy, muy difíciles y luego, poco a poco, dejamos de segar.


Pasar a la siega diferenciada


Cambiamos a la siega diferenciada, e inmediatamente volvieron las hierbas silvestres. Con ellos llegaron mariposas, abejas, arañas, avispas, escarabajos, toda una serie de insectos, que rápidamente llegaron al borde del huerto. Hemos dejado deliberadamente toda la zona del jardín como un huerto clásico, donde encontramos hortalizas anuales, muchas plantas de recurso y plantas silvestres.


Hay consuelda, borraja y dejamos todo lo que es ortiga, hiedra. Todas las malas hierbas que quieran crecer son bienvenidas en los bordes de los caminos como puedes ver, es un poco salvaje.


No está muy bien cortado, no está muy limpio, pero es lo que nos gusta y en ocho años hemos visto realmente la diferencia.


Uso de la siega diferenciada para fomentar la biodiversidad.


Poco a poco, el ecosistema del jardín de permacultura se está poniendo en marcha


Es decir,hoy vivimos con caracoles y babosas, queya no suponen ningún problema porque están regulados, porque tenemos visitas regulares de erizos, porque hemos visto escarabajos carábidos, porque tenemos esta biodiversidad que ha vuelto. Sabiendo que la diferencia se vio especialmente después de cinco años. Al final del quinto año, nos dijimos «uf, por fin», se puede gestionar «solo». Estamos muy contentos.


Y luego, es una maravilla cotidiana, siempre hay algo que mirar en alguna parte.


Aquí, estamos en medio del huerto anual donde cultivo tomates, calabacines, judías, zanahorias, etc.


Finalmente, las plagas ya no son un problema


Insisto mucho en esto porque para mí, esto es lo que realmente ha hecho quehoy en día, no tengamos que preocuparnos demasiado por las plagas en particular, porque dejamos a propósito un montón de zonas silvestres, mini zonas que no tocamos para nada, justo al lado del huerto, porque aquí tengo mi montículo con tomates y judías.


Aquí tengo un montículo con lechugas que han florecido, algunas remolachas en flor, hay zanahorias, brócoli, etc., e inmediatamente detrás de esta zona, es una mini zona de bosque, por así decirlo, que está inmediatamente adyacente al huerto.


Zona silvestre junto al huerto.


Estaba allí cuando llegamos, pero mucho más pequeño y lo dejamos pasar.


Ahora tenemos ciruelos, un zarzal, un montón de plantas silvestres, ortigas, etc., que vinieron solas y que están al lado del jardín y atraen a muchos pájaros e insectos que también se comerán los gusanos de la col, etc.


Esto permite a los pájaros anidar yestar lo más cerca posible del huerto para que puedan darse un festín con lo que encuentran aquí.


A veces se comen algunas plantas jóvenes de judías que acaban de salir de la tierra porque les gustan, o semillas, etc., pero es insignificante, es un reparto y al final no molesta, hay para todos.


Y para nosotros, eso es realmente lo que hizo posible ser mucho más sereno en el manejo de las «plagas» en el huerto porque teníamos estas áreas silvestres muy cerca de las áreas de cultivo.


Las babosas y otras plagas ya no son una preocupación.


El diseño de este jardín de permacultura


En este jardín ya había una zonificación que nos convenía, es decir, había un huerto duro con caminos de hormigón que son muy prácticos para no vadear el invierno con la carretilla y que estaba justo enfrente de la cocina, lo encontramos genial. Y había un huerto con árboles frutales que ya producían cosechas, que no era despreciable y que estaba situado para nosotros en una zona 3 más bien al fondo del campo y que nos venía bien.


Nuestra decisión aquí fue, obviamente, al principio, observar, dejar que creciera, dejar que viniera y trabajar con lo que había, así quesi aparecía un avellano allí, lo dejábamos donde quería crecer y desarrollarse.


Y luego, poco a poco, evidentemente, fuimos añadiendo plantas que habíamos seleccionado y que nos gustaban para llevar a los cultivos, porque uno de nuestros objetivos era plantar sobre todo cosas que se pudieran consumir, ya sea como alimento o con fines medicinales.


Poco a poco,tratamos de ayudar al sistema existente a estar en mejor forma, ya que había una falta de alimento en el suelo.


Podíamos ver que los árboles estaban luchando.


Así que trabajamos mucho en toda la materia orgánica que se añadía a los árboles del huerto y luego fomentamos lo que existía, lo que quería crecer y venir por sí mismo, añadiendo materia orgánica.


Poco a poco, queremos crear un conjunto en el que haya mucha vegetación diferente que conviva de forma densa.


Un poco como un gremio de permacultura, como podemos hablar en el blog o en nuestros cursos de formación.


Con diferentes estratos de vegetación para tener un conjunto denso, porque en cuanto tenemos este tipo de biodiversidad, vemos que inmediatamente atrae a muchos insectos y animales.


Y cuanto más complejo es el ecosistema que tenemos en casa, más funciona sin preocuparse de enfermedades, plagas y cosas así. Y así, hoy, cada vez más, nos encontramos con un jardín rebosante de vida para nuestro gran placer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.