5 consejos para ahorrar energía

Las hojas están cayendo, los gruesos jerseys están fuera, y… tu ánimo está decayendo. A medida que se acerca el otoño, las cosas no pintan bien y nuestro instinto de marmota tiende a imponerse. Pero, ¿cómo puede mantener su casa acogedora a la vez que respetuosa con el medio ambiente? La siguiente guía le ofrece algunos consejos sencillos.


Mantener temperaturas interiores moderadas (y constantes)


Mientras que la ADEME recomienda un ajuste del termostato de 19 grados para las salas de estar con el fin de optimizar el consumo de energía y el bienestar, la temperatura interior de nuestros hogares hoy en día suele rondar los 23 grados. Debe saber que por cada grado menos en su contador, se ahorra un 5% de los costes generados por el funcionamiento de su sistema de calefacción.
Otro truco es bajar el termómetro cuando te ausentes durante mucho tiempo. Sin embargo, asegúrese de no bajar de los 16 grados para que la temperatura no varíe demasiado y la reaclimatación se produzca de forma gradual. Está demostrado que calentar una casa fría consume más energía que mantener el termostato a un nivel constante.


Compruebe la estanqueidad de sus puertas y ventanas


Justo cuando estabas disfrutando de tu letargo estacional envuelto en tu edredón, la desagradable sensación de una corriente de aire te despierta de tu estado vegetativo. Pero está seguro de que todas las ventanas están cerradas. El veredicto es claro: su casa está mal aislada. Aunque la sentencia parece dura, no te asustes. El uso de revestimientos específicos suele ser suficiente para remediar lo que se conoce en el gremio como el mal del siglo.
Si el problema persiste, tendrá que llamar a un profesional que probablemente considere cambiar las ventanas. Aunque es más caro, este proceso puede reducir la pérdida de calor en un 35% y mejorar el rendimiento energético de su casa. Sólo hemos elegido este ejemplo, pero le sugerimos que visite el sitio web GreenMatch.co.uk para obtener más consejos.


Depuración inteligente


El comienzo de la temporada de frío es el mejor momento para purgar los radiadores. El aire acumulado en el circuito puede alterar su eficacia y provocar un consumo excesivo de energía.
Es el momento de coger tu mejor palangana, sacar tu llave inglesa más eficaz y proceder a los pasos habituales: cortar la alimentación eléctrica del circulador, colocar el recipiente bajo el purgador y abrir el purgador hasta que oigas un siseo (señal de que el aire se escapa). El goteo de agua indica el final del proceso: ahora puede cerrar el sifón y disfrutar del rendimiento de un radiador de competición.


Comprobación de la ventilación de su interior


No es ningún secreto que una mala ventilación favorece la condensación y el estancamiento de los olores. El problema es que esto también suele ocurrir en interiores con variaciones de temperatura de una habitación a otra, lo que aumenta las necesidades de energía (una mala noticia para el bolsillo y el medio ambiente).
Si el cultivo de moho no está en su lista de aficiones, asegúrese de ventilar su casa con regularidad y favorezca la circulación del aire dejando las ventanas y las puertas abiertas.


Piensa en la tetera


El uso de un hervidor de agua es la opción más eficiente desde el punto de vista energético. Con un coste de funcionamiento que es la mitad del de una cocina de gas convencional o un microondas, le permitirá conciliar su antojo de sopa de invierno con un consumo medido de electricidad.


Nos vemos pronto para nuevas aventuras…


Espero que estos pocos consejos te sean útiles, ya que la llegada del otoño y la espera del invierno casi nos sumergen en la hibernación… Pero con estos pequeños hallazgos para preparar un hogar acogedor y respetuoso con el medio ambiente, el Eco-blog se ha vuelto a motivar y ¡esperamos verte pronto para más artículos llenos de picardía!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.