4 años después de Fukushima, Japón sueña con las energías renovables

Hace apenas cuatro años, el 11 de marzo de 2011, un violento terremoto sacudió las costas de Japón, generando un tsunami que mató a más de 18.000 personas y desencadenó el desastre nuclear de Fukushima.

Aunque todavía no es posible acercarse al núcleo de la central, y la cuestión de la descontaminación está lejos de resolverse, Japón parece haber decidido finalmente invertir en soluciones alternativas a la energía nuclear. Para no depender más de una fuente de energía que ya le ha costado demasiado…

20.000 vatios bajo el mar

Dado que Japón está formado por islas, sería un error no estudiar la cuestión de la energía disponible en los océanos .

A diferencia de la energía solar y eólica, la energía de las corrientes oceánicas es notablemente constante en el tiempo, independientemente de la estación.

La corriente oceánica de Kuroshio es la segunda mayor corriente oceánica del mundo, justo después de la corriente del Golfo.

Por ello, NEDO (Organización de Desarrollo de Tecnologías Industriales y Energéticas de Japón), en asociación con las empresas IHI y Toshiba, ha puesto en marcha un programa de investigación para convertir la fuerza de esta corriente en energía disponible. Se están probando turbinas contrarrotantes diseñadas para convertir la energía de las corrientes; se llaman turbinas mareomotrices.

Están firmemente anclados al fondo del mar y flotan como cometas en las corrientes. La gran ventaja de estas turbinas mareomotrices es que están ocultas y no estropean el paisaje. Por otro lado, se puede pensar legítimamente que su presencia no estará exenta de impacto en los ecosistemas marinos que ya han sido ampliamente probados. Por lo tanto, la cuestión merece ser estudiada con detenimiento.

De la nuclear a la solar

El país del sol naciente está haciendo todo lo posible para ganarse su apodo, interesándose muy de cerca por la energía solar.

Entre el cielo y el mar, y con la ayuda de un pequeño toque francés, alberga ahora la mayor planta fotovoltaica flotante del mundo. La empresa francesa Ciel et Terre, con sede en Lille, se ha asociado con el grupo japonés West Holding para construir una enorme planta de energía solar con 4.536 módulos flotando en una cuenca de 3 hectáreas.

Garantizada por 20 años, resistente a los tifones y protegida de los terremotos gracias a su condición de flotante, la central tiene una potencia estándar de 1180 kWp.

Vale, todavía estamos muy lejos de una central nuclear. Pero Japón no duda en utilizar la energía solar en su origen para competir con el átomo.

Para acercarse un poco más a esta fuente inagotable de energía, la Agencia Japonesa de Exploración Aeroespacial (Jaxa) planea enviar paneles solares al espacio en 2030. Conectados a una estación orbital, los paneles solares espaciales de Jaxa deberían proporcionar tanta energía como una central nuclear, suficiente para satisfacer las necesidades de 294 000 hogares.

Evidentemente, el reto es considerable (Japón está en cierto modo solo en esto, y la financiación internacional sería bienvenida) y los obstáculos numerosos (el cielo ya no es un lugar de descanso, como demuestra Gravity), pero ofrece un atisbo de la posibilidad de una cantidad deenergía limpia que garantizaría la seguridad energética del planeta. El sol siempre será un sueño…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.